Teología de La Prosperidad: Haciendo Negocios Con La Fe de Los Creyentes

Comentario

Haciendo Negocios Con La Fe Al Sustentarlos Con La Teología de La Prosperidad

Estoy muy motivado al escribir este artículo y la razón es una experiencia reciente en mi vida, fui acusado de tener un negocio con la palabra de Dios y de ser una ficha o lobo rapaz. Lo primero es que no hay tal negocio con la fe o la palabra de Dios y mucho menos estoy de acuerdo con la teología de la prosperidad.

Teología de La Prosperidad: Haciendo Negocios Con La Fe

Este blog tiene la publicidad de Google AdSense, con anuncios que otras páginas cristianas pagan para estar en esta, y pagan muy mal, tanto que no es suficiente ni para pagar tan solo en servicio de Internet, en otras palabras, esta página en lo económico me deja perdida. Los anuncios cristianos pagan hasta 1 centavo por click y como mucho 5 ó 10.

En otro orden, la persona que me acusa es alguien que pretendía comprarme con su dinero, una joven según ella cristiana que pretende que porque tiene dinero yo me le entregue, y eso no funciona de esa forma.


Mi pastor me enseñó que se busca una pareja según la voluntad de Dios para nuestras vidas. El hacer su voluntad es lo primero y si no tengo confirmación suya prefiero esperar, no estoy en venta, y el dinero no me compra, y tampoco tengo un negocio con la fe. De ser cierto ya sería pastor, ofertas tengo y no me interesan, pues Dios no me ha nombrado pastor.

La Voluntad de Dios Para Mi Vida y La Teología de La Prosperidad


Estamos en tiempos de mucho peligro en donde el temor a Dios escasea, ya las personas no piensan en cumplir la voluntad de Dios para su vida sino en vivir una vida desenfrenada y hasta haciéndose llamar cristianos. La voluntad de Dios para tu vida y la teología de la prosperidad no son compatibles, la verdadera prosperidad es cumplir fielmente con lo establecido en la palabra de Dios, Josúe.1.8-9.

Yo estoy muy seguro de lo que estoy haciendo, y me siento muy bien cuando páginas que ni sabia que existen copian mis vídeos y lo ofrecen de forma gratuita al público, cuando copian mis artículos o los comparten. Todo el contenido de este blog es libre de ser compartido por todo Internet, autorizo al que sea para que copie, descargue y comparta lo que sea, y repito la publicidad no me da para pagar el costo de Internet, siquiera el de publicar un post (cuando el blog sea grande, ya será otra cosa).

También defiendo el derecho que tienen las páginas de Internet de anunciarse, y si ellas encuentran que les es bueno poner su publicidad en esta, son bienvenidos, total pagaran centavos de los cuales Google se queda con una parte. Me siento conforma con mi Dios, puedo decir que escribiendo varios de mis artículos siento como el está conmigo dándome palabras e incluso en el momento que Google aprobó la publicidad, en ese momento el Espíritu Santo me lo confirmó antes que Google.

Te puedo dar por testimonio de lo que es hacer la voluntad de Dios, que al iniciar con mis proyectos online, todas las cosas me empezaron a llegar justo en el momento que hacían falta. El Señor obra de esa forma, siempre llega en el momento justo, ni antes, ni después. Respeto la opinión de los demás, sólo les pido respeten la mía y sino, yo sé quién soy y en quién he creído, y Dios y yo somos mayoría, y repito: "Para mi la prosperidad es hacer la voluntad de Dios para mi vida".

El único negocio es entre el Señor y yo, cuando escribo para este blog es cuando siento su presencia inspiradora y si no lo hago él no me da palabras para los otros, me explico: cuando le dedico tiempo a esta página y escribo para ella, el Señor me da la claridad mental para escribir para las otras y tengo días que al llagar del templo escribo hasta 8 artículos.

Nuestra intención es llevar prosperidad espiritual al pueblo de Dios y creo que de una manera o de otra estamos cumpliendo con ese cometido, por ejemplo; tengo los testimonios de personas que me escriben en las redes sociales diciendo que Dios me bendiga y me siga usando, que una u otra publicación mía le fue de bendición.

Si una página cristiana está mal por poner publicidad de productos y otras páginas que también hablan de Dios, los pastores están mal por cogerse el diezmo (bueno del diezmo les toca una parte y la mayoría se los coje todo), el punto es que el obrero es digno de su salario, y el mio no paga el servicio de Internet.

Las blogs y sitios web cristianos no son rentables, son un medio para llevar el mensaje de Dios y no acto para la propiedad económica, es un medio para cumplir parte de la voluntad de Dios en la vida de los que estamos llamados a predicar (en mi opinión, todo fiel creyente es un predicador).

Todo el que sepa algo de optimización web sabe que antes de escribir un post, lo primero es usar la herramienta de Google AdWords para palabras claves o keywords, de esta forma se usan las palabras que se pueden posicionar fácilmente en Google y que te generen muchas visitas y eso está muy bien, el punto es el siguiente:

- Tengo páginas de negocios en las cuales suelo investigar sobre qué escribir, pero para esta no es así, en esta página sólo escribo lo que sienta escribir, Dios sabe quién necesita esa palabra, mi intención no es hacer negocios con la fe y tampoco estoy de acuerdo con la doctrina o teología de la prosperidad.


Espero que este desahogo sea una fuente de inspiración u orientación en Dios para otros hermanos en la fe, sobre todo para los que al igual que nosotros publican un sitio en Internet. Sobre la teología de la prosperidad y todo este rollo de la libertad financiera ya tenemos un post en el cual fijamos nuestra posición. Dios te bendiga.

0 Deja Tu Comentario:

Publicar un comentario