Nosotros: Quiénes Somos? Soy Pueblo de Dios...Tú, Qué Eres?

Comprometidos Con Una Actitud de Confianza, Gratitud y Obediencia


Somos cristianos evangélicos, cuyo propósito cardinal es de glorificar al Señor y gozar de él para siempre. Estamos comprometidos con la enseñanza de la sana doctrina y fundamentos bíblicos que cimentan nuestra fe.

Somos hechura de Dios para hacer buenas obras en su nombre

Creemos al 100% que la razón por la cual el hombre fue creado y puesto su creador sobre la tierra se determina con un objetivo perfectamente decretado por su autor (Dios) al cual el hombre tiene que sujetar todas sus actividades.

Creemos que todo hombre o mujer que en verdad se sienta imitador de Jesucristo a de priorizar varias actividades, y ellas son: darle la gloria exclusiva y gozar a ciencia cierta de él. Esto sólo es posible actuando bajo la cobertura de su santísima palabra (la Biblia) y la presencia ministradora de su Espíritu Santo.

Sabemos que el pueblo cristiano no constituye una comunidad perfecta, más bien regenerada por la libre gracia de Dios para dar gracias a él por su elección incondicional que tuvo con nosotros desde antes de la fundación del mundo; gozamos en nuestras debilidades porque el Espíritu Santo nos redarguye, nos instruye y nos guía a toda verdad y justicia, aún, cuando nos encontramos en medio de cualquier dificultad.

Somos realistas cuando afirmamos que Dios no solamente es el único, sino que también es soberano en su totalidad. Y esta soberanía es tan básica como la matemática elemental de 1+2=3 en todo lo que se refiere a lo existente y aún, a lo desconocido.

Creemos qué la cristiandad moderna, que actúa sin tener una perspectiva clara de su soberanía absoluta muestra aplicar una fe que apenas vale el nombre del cristianismo histórico, y que por tal motivo hace falta de más obreros que como buenos soldados de Jesucristo se encarguen de promover los verdaderos valores de la vida cristiana.

Como cristianos no estamos llamados a improvisar, sino que nos ajustamos a los estándares de fe basados en lo que consideramos sana doctrina y prácticas que tienen su fundamento en Jesucristo y el testimonio apostólico según se encuentra en las sagradas escrituras.

Como fieles seguidores de nuestro Señor Jesucristo afirmamos con actitud de confianza, gratitud y obediencia que nuestra más grande felicidad no está, ni nunca podrá estar en las cosas del mundo por buenas y legítimas que sean (casi siempre sólo son apariencia): sino en Dios mismo y todo lo que concierne a la eternidad.

Si estamos gestionando este sitio en Internet es por la vocación que el mismo Señor nos a permitido tener. Tal vocación, privilegio y responsabilidad infunde dignidad en nosotros, nos orienta hacia fines dignos y tenemos conciencia de cumplir con el propósito para el cual fuimos creados: glorificar a Dios.

La verdadera iglesia de Dios está llamada a ser santa, viviendo y predicando la sana doctrina. Desde "Dios, Jesucristo y Su Evangelio", es lo que pretendemos hacer!

0 comentarios:

Publicar un comentario